Piedras versus fusiles

“Los indios iban armados precariamente, es decir, con hondas por donde arrojaban piedras, macanas y con lanzas. Por estas razones no tenían efectividad en el combate a distancia y las armas de fuego disparadas hábilmente podían acabar con ellos en cuestión de segundos. En cambio eran insuperables en el combate cuerpo a cuerpo, en el que tenían la ventaja por  tener mucha fuerza física, ser muy abundantes en número y no depender de un arma la cual había que preparar con anticipación […]

Al momento bajan los indios de la Patria del morro de arriba: en un momento se cargaron tanto que los del Rey no tuvieron tiempo para correr. Avanzaron más de cuatro cuadras en un abrir y cerrar los ojos, donde murieron 17 soldados de la parte contraria, incluso sargento u oficial. Tal fue la intrepidez de los indios que avanzaron que Antonio Yapura lo agarró a uno de los soldados del Rey las faldas de la casaca y a otro de mangas, donde se rompieron las casacas y se quedó en la mano del soldado y lo arrastraron como ocho pasos; los otros atropellaron y los mataron nomás […] Se arrimaron los indios bajándose como 200 al encuentro ya no hacían aprecio a las balas. Los soldados del Rey corrían adonde no llegaban las piedras de los hondazos, cargaban sus fusiles, vuelta avanzaban haciendo quites y daban fuego, corrían asimismo a cargar, venía a dar fuego de un trecho seguro donde llegaban las piedras. Mientras estas correrías los indios avanzaban y esperaban en las quebradas emboscados tras de los matorrales, que habían muchos y al tiempo que salga el tiro los indios los asaltaban, avanzaban el fusil agarrando cañón al que salía el tiro estando el cañón en las manos del indio, los soldados no hacían más que soltar y correr, a algunos los mataban a palos con el fusil si no corrían bien”.

Roger Mamani Siñani

Este texto forma parte de la bibliografía consultada para la obra Republiquetas.

Roger Mamani Siñani, La división de los valles: estructura militar, social y étnica de la guerrilla de La Paz y Cochabamba 1814-1817, La Paz, IEB-Asdi, 2010, pp. 159-161.